Loli Molina: "A veces la música no me da alegría"

Son las 7 de la tarde de un viernes. Suena el timbre de la redacción. Llegó Loli. Está acompañada por la gente de la producción de su show en Rosario, que durante todo el día oficiaron de guías turísticos. Su jornada había arrancado tempranísimo, para salir al aire en vivo en Antes de Salir, el programa de Canal 3. Habían pasado 12 horas y seguía de gira por los medios. Los límites de la tolerancia empezaban a desdibujarse. La música es un trabajo, y como todo trabajo digno, 8 horas es suficiente. Perón no se prestaría a cantar unas canciones después de haber hecho 4 horas extras. Pero el convenio de trabajo de Música para Mosquitos llegó de la mano de la flexibilización laboral. ¡A trabajar!

Loli Molina nació en Buenos Aires hace 29 años. Estudia música desde los 6, y se nota. Saca la guitarra del estuche, improvisa unos primeros acordes para ir calentando y nos regala una imagen que parece sacada de una escena de Whiplash. “Flasheé con ser concertista, de un modo muy exigente. El mundo de las competencias de guitarra, los certámenes. Después me di cuenta que no quería eso”, cuenta y agrega que no vio Whiplash, pero le dijeron que era muy mala (Nota de Redacción: le dijeron bien).  “Es lo que más estudié, pero no pienso en 'ahora les voy a demostrar a todos, todos los libros de escala que estudié en vida'. Me aburre mucho eso”. Ergo, le hubiera aburrido mucho Whiplash.

Loli Molina - En la noche

Pero si bien no quiere demostrar todo lo que estudió, tampoco piensa que la música sea una pavada. “La música es solemne. Es muy importante. Es algo muy serio”. Ok, entendimos. “El lugar más natural desde donde salir y estar concentrada es un lugar más introspectivo, solemne. Desde el silencio”. agrega y se acerca un pasito al mundo Whiplash. Pero no, porque para ella también hay lugar para la alegría. “Trabajo la integración de ambos polos. la solemnidad en el tocar, y la alegría en la vida”.

En el patio de Música para Mosquitos empezó a gestarse una nueva inquietud durante las últimas entrevistas: ¿Qué es pegarla? Loli tiene una idea. “Pegarla es una ilusión. No existe. Y como todo lo que es una ilusión y no existe sólo trae desgracia y tristeza. Igual, para mucha gente pegarla es tener mucho éxito y mucha plata. Pero para mi pegarla es levantarte y estar contento”. Y ahí nace otra pregunta que murmuran siempre los mosquitos: ¿La música es el lugar donde está la felicidad? Para Loli no siempre es así. “A veces la música no me da alegría y tengo que buscarla en otros lados. A veces me da alegría ir a correr o dibujar. A veces nada me da alegría, y está bien”.

Loli Molina - Los días

Como se dijo antes, la música es un trabajo, y si hubiera siempre alegría dejaría de serlo. ¿Pero qué cosas pueden arrebatarle la alegría a la música? La exposición en redes sociales es una herramienta de promoción, que ayuda a difundir la obra. Pero también es un juego algo perverso en el que hay que aceptar ciertas reglas. “El año pasado me pasó que hubo algunos trolls. Me hicieron muy mal. Pero en realidad es mi troll interior que habla. Y habla tan fuerte como el que felicita y dice que todo es excelente. Y ninguno de los dos es cierto. Son opiniones, visiones. Las cosas no son buenas o malas”. Y así es como se esfuma un poco la alegría de la música. Pero ella lo dijo muy bien al principio: la alegría está en la vida.

Créditos: Nicolás Celle (producción general y cervezas); Ariel Maione (cámara y cervezas); Matías Frontuto (mezcla y masterización); Gabriela Miranda (diseño); Lisandro Machain (edición, reportaje y cervezas).

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo