sec-reposera

Lo dice la ciencia: ningún humano puede ser Spiderman

Un estudio de la Universidad de Cambridge concluyó que ninguna persona podría nunca caminar por las paredes como lo hace el súper héroe

Aunque la mayoría lo debía tener claro, este es un buen momento para terminar de responder una pregunta que seguro algunos se hicieron. No, no se puede ser como Spiderman. Y no es sólo porque el tipo sea un súper héroe de ficción creado gracias a la picadura de una araña casi radiactiva.

Además de por eso, es porque la ciencia, que es sabia y estudia casi cualquier cosa (aún no hablaron de Batman, queda la esperanza), lo confirmó. Fue mediante un estudio de la Universidad de Cambridge, en Inglaterra (qué bien deben pasarlo en ese lugar).

En concreto, de un grupo de investigadores de su Departamento de Zoología, que concluyó tras un arduo trabajo que el porcentaje de superficie corporal cubierta por almohadillas adhesivas aumenta a medida que incrementa el tamaño corporal del animal, lo que limita el tamaño de los animales que puedan tener esta destreza.

Es decir, que a mayor tamaño del cuerpo, menos posibilidad de trepar paredes con la agilidad que lo hacía el hombre araña. Según el trabajo publicado en la revista estadounidense Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), una persona necesitaría tener el 40% del cuerpo cubierto de almohadillas adhesivas para ser Spiderman.

“A medida que los animales aumentan de tamaño, la cantidad de área de superficie corporal en función al volumen disminuye. Una hormiga tiene una gran cantidad de área superficial y muy poco volumen y una ballena azul es sobre todo volumen con no mucha superficie”, explicó David Labonte, líder del estudio, a EFE.

“Esto plantea un problema para escalar para las especies más grandes, ya que, cuando son más grandes y más pesados, necesitan más energía para poder adherirse a superficies verticales o invertidas, pero tienen comparativamente menos superficie corporal para cubrir con almohadillas adhesivas”, dijo.

De acuerdo al texto, si un ser humano, por ejemplo, quisiera subir una pared de la forma en la que lo hace una lagartija, necesitaría unos grandes pies pegajosos impracticables con los que los zapatos tendrían que ser de un tamaño europeo 145.

Para llegar a todas estas conclusiones, los investigadores, que pretenden que de su estudio se apliquen conocimientos para el desarrollo de adhesivos artificiales a gran escala, compararon el tamaño y el peso de las almohadillas plantares de 224 especies animales incluyendo insectos, ranas, arañas, lagartos e incluso un mamífero.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo