La frutilla loca: "Parece de limón, es de Jamaica, pero sabe a tamarindo"

Australia va a empezar a cultivar una curiosa variedades de frutilla que parece frutilla pero no es tan frutilla. Bueno, es frutilla, pero tiene gusto a ananá y se siente como chicle.  

La particular variedad trae a la memoria los jugos que vendía el Chavo del 8, pero esta vez no se trata de una impericia de fábrica sino de una curiosidad del reino vegetal.

El exótico alimento consta de una frutilla que en lugar de ser clásicamente roja es blanca, y además tiene gusto a ananá y chicle. Por más que es bastante extraña en comparación con la popular fruta, se trata en verdad de la "madre", por decirlo de alguna manera, de las frutillas que andan pululando por todas partes. Sí, la original entre todas las especies de frutillas que se conocen.

Phillip Neilsen contó que él decidió importar la "fabulosa" frutilla ya que “se veían preciosas”. Además dijo que “las nuevas variedades ofrecen un sabor sutil de los sabores individuales de chicle y ananá, pero todavía conservan el sabor a frutilla”.

El alimento es cultivado por un grupo de agricultores en Chile, en plena cordillera del Nahuelbuta cerca del Océano Pacífico, y su escasa popularidad se debe a que tiene una muy breve temporada que se extiende desde la segunda quincena de diciembre hasta fines de enero.

La historia cuenta que en 1614 don Alonso de Ovalle descubre las Bianca chiloensis, estos frutos blancos, perfumados y dulces. Recién en 1712 un ingeniero al servicio de Luís XIV, lleva algunos ejemplares y plantas a Europa. De esta planta y de la Fragaria virginiana, proveniente de Estados Unidos, nace la Fragaria Virginiana o la frutilla como se la conoce en léxico popular.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo