Evelina Sanzo: “Mi función en la vida es ser música”

El pronóstico de RosarioPlus.com anunciaba tormenta para la tardecita. Pero tantas otras veces el vaticinio se diluyó en un cielo finalmente diáfano, que se sostuvo con obstinada firmeza la cita con Evelina Sanzo. En el patio, con luces y equipos expuestos a la buena de Thor.

Y al dios del trueno no le gustó el desafío, así que esperó a que los primeros acordes se desprendieran de la guitarra de Evelina para que, súbitamente (o no tanto, porque ya lo había dicho el meteorólogo), el viento tome velocidades tan importantes como para sacudir todo a su paso. Chau luces, chau trípodes, chau jopo de Evelina. Por suerte el plan de emergencias se cumplió como un relojito. Y en menos de un minuto todo y todos estaban al resguardo de un techo.

Sobre el río

No pasó nada. Evelina la tiene muy clara con estas cosas. El año le dio la bienvenida en Cosquín, y ahí sí que hay que ponerle el pecho a las tormentas. Claro que para ella en la plaza Próspero Molina la lluvia fue de aplausos. Llevó un repertorio de tango, y hasta cantó uno propio. “Cuando era más joven escuchaba pop. Ahora estoy escuchando mucho tango y flamengo!”, cuenta rápido y después se explaya sobre la maduración que atravesó a la hora de componer: “De chica jugábamos a hacer canciones en broma con mi hermano. Y las que pretendían ser más serias, recibían críticas muy duras así que decidí dejarlas. Esto era a los quince”.

La crueldad de aquellos comentarios la alejaron de la composición durante varios años, hasta que conoció a Hernán Flores, el productor de su primer disco. Él creyó en su trabajo y la ayudó a cerrar esas primeras canciones de esta nueva etapa. Y con esa misma confianza hoy tiene casi listo el material para empezar a grabar su segundo disco.

“Mi función en la vida es ser música”, explica sin más vueltas. “Lo que todo artista espera es vivir comodamente, después está el reconocimiento”. Y Evelina empieza ya a disfrutar de las dos cosas. Hoy vive de la música. “Hace diez años atrás me reconocían por cantar un cover en Operación Triunfo (el reallity de Telefe). Y ahora me reconocen por mis propias canciones. Todo eso está bueno. Y hay que aprovechar esos espacios de exposición. Es promoción. Nada más”. 

Pero su repertorio es muy amplio, atraviesa muchos registros, ritmos, géneros, y autores. Y no sólo canta sus temas. “Cada canción cuando pasa a través de una persona, se transforma en algo nuevo. Si hacen un cover exactamente igual, prefiero el original.” Termina decir eso y tira un: “¿Puedo cantar una canción de Bebe?”. ¡Obvio! Se escucha del otro lado y arranca en el medio de la entrevista a cantar Como los olivos, de la cantautora Valenciana que en argentina se hizo famosa por el tema Malo, que estaba en la presentación de la serie Mujeres Asesinas.

La milonga de evelina

Evelina es la primera mujer que pasa por este ciclo. Las despareja proporción entre varones y mujeres es un tema que le importa. Lo hizo saber en el show de 50 años de rock en castellano. Cuando subió al escenario no pudo evitar comentar que era una lástima que de más de cien músicos sólo hubiera una decena y media de mujeres. “Siempre hubieron muchas mujeres cantantes, pero muchas no trascendieron. Podemos solas, grabar, tocar”. Igual no es una feminista separatista, ella piensa el feminismo en un sentido más integrador: “Está buenísimo cuando se juntan un hombre y una mujer, a hacer cualquier cosa. Se juntan las dos energías”. A ella no le gustan las bandas de todas chicas, o los festivales de todas chicas. “No vamos a empatar esa desigualdad con esa actitud”.

Sutil

Último acorde de Como los olivos. Caen aceitunas, rosas y claveles desde los balcones linderos. ¿Cómo volver a la entrevista ahora? ¡Menos preguntas y más música! En Cosquín la gente hablaba de ella como una de las revelaciones. Pero el año pasado ya hasta estuvo nominada a un premio Gardel. ¿Cuánta gente aparentemente escondida hay haciendo música? “Hoy en día no es tan difícil hacer un disco. Si no hacés tu música es porque sos un colgado. Hay mucha gente muy talentosa encerrada en sus casas que no se animan a mostrarse”. Esa es su forma de entender la comunión que tiene que haber entre hacer y mostrar. Superar la vergüenza, como le pasó a ella con aquellas primeras canciones de la adolescencia.

 

Créditos: Nicolás Celle (producción general y cervezas); Ariel Maione (cámara y cervezas); Matías Frontuto (mezcla y masterización); Gabriela Miranda (diseño); Lisandro Machain (edición, reportaje y cervezas).

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo