sec-reposera

Ciencia al rescate: ¿por qué se desatan los cordones?

Pensabas que era una de esas preguntas que no tenían respuesta, pero un grupo de investigadores se dedicó a encontrarla. Resulta que ni el nudo mejor hecho resiste a cierta combinación de fuerzas dinámicas

Al igual que la pregunta de por qué se enredan los auriculares en los bolsillos, el misterio de por qué se desatan los cordones de las zapatillas parecía no tener respuesta. Pero para eso está la ciencia: para develar los mecanismos detrás de las cuestiones cotidianas. Y quizás evitar que algún distraído se pise los cordones y termine con la cara en el suelo. Es por eso que un grupo de ingenieros mecánicos de la Universidad de California en Berkeley se dedicó a estudiar qué es lo que genera que ni el mejor de los lazos resista en el andar.

A través de una serie de experimentos y con grabaciones a cámara lenta, los investigadores pudieron determinar cuál es la dinámica de fuerzas que termina por desatar los cordones: con cada paso, la inercia empuja las puntas de los lazos hacia adelante y, después, el impacto del pies sobre el suelo (que tiene una fuerza hasta siete veces mayor a la gravedad) va a aflojando el nudo. La combinación y repetición de este proceso logra que los cordones terminen arrastrándose por el suelo.

Algo más o menos obvio: cuánto más débil sea el nudo, más rápido se desarmará. Pero hasta los lazos más fuertes y complejos cedían ante las fuerzas tarde o temprano (a veces después de varias horas). La investigadora Christine Gregg, que además de ser ingeniera tiene trayectoria como runner, fue parte de clave del proceso experimental: corrió en una cinta, variando el paso y la velocidad, mientras su colegas filmaban lo que pasaba en sus cordones. También probaron agregando peso a los extremos o generando nudos de variable complejidad. 

Aunque pueda parecer de lo más superficial, esta es la primera investigación que ha observado qué fuerzas dinámicas rompen los nudos y se relaciona con estructuras más complejas. Así lo indicó Christopher Daily-Diamond, uno de los autores: "Hablamos de estructuras anudadas. Si puedes entender cómo funcionan los cordones, puedes aplicar ese conocimiento a otras cosas entrelazadas como el ADN o ciertas microestructuras que también se deshacen a causa de fuerzas dinámicas". ¡Epa! No era tan trivial como parecía. 

Mirá el ilustrativo video hecho por los investigadores (del canal de UC Berkeley, no cualquiera):

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo