sec-juego

Un "kamikaze": del quirófano a la cancha en menos de 24 horas

Bruno Cerella es un basquetbolista argentino, capitán del Milano de Italia, y está totalmente loco. El domingo disputó y ganó la final de la Copa… recién operado de los meniscos.

Bahía Blanca es cuna de grandes basquetbolistas argentinos. Ni más ni menos, Manu Ginóbili es bahiense. Pero uno menos conocido, aunque por eso no menos notable, es Bruno Cerella. Radicado en Italia desde adolescente, Cerella hizo carrera en el básquet en ese país. A sus 29 años, es capitán del Milano, uno de los equipos más fuertes de la Liga. 

El sueño de salir campeones empezó a consolidarse el viernes, cuando el Milano superó al Reyer Venezia por 88-59. Pero para Bruno, comenzó una pesadilla: en ese partido, se rompió uno de los meniscos de la rodilla derecha y tuvo que someterse a una artroscopía el sábado siguiente. El domingo era la final, y una intervención quirúrgica que demanda entre seis y ocho semanas de recuperación no iba a interponerse en el camino de Cerella para sacar a su equipo campeón. Así que, a pesar de haber pasado menos de 24 horas de la operación, decidió ir a jugar igual.

Antes de entrar a quirófano, Bruno le advirtió al médico: “Soy un kamikaze así que no me jodas”. Y sí, “kamikaze” es la palabra ideal para definir el impulso apasionado que tuvo. Contra toda sensatez y todo consejo médico, Cerella arrancó el domingo internado en el hospital, post-operación, y lo terminó en su casa con casi cuarenta de fiebre. En el medio: entró a jugar seis minutos en la final, capturó cinco rebotes, movilizó a su equipo (que ganó el partido por 82 a 76) y levantó la copa de campeón. 

Obvio que la locura no le salió gratis: entrar como desaforado a jugar una final a pocas horas de haber entrado a quirófano tuvo sus consecuencias. Después de los festejos en vestuarios con sus compañeros, Bruno empezó a sentirse un poco mal y terminó la noche con bastante fiebre. Pero feliz y realizado: su ingreso en la cancha fue un “envión anímico” para su equipo y para la hinchada, que lo ovacionó. Sin dudas, muy argentano.

Mirá el twit de Bruno del domingo por la mañana, todavía en el hospital:

Y un resumen en video de la final en cuestión:

 

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo