Newell's mereció más, pero sólo empató con Unión

El partido empezó muy mal para Newell’s, que ya a los 4 minutos estaba abajo en el marcador. Sin desesperarse, la Lepra comenzó a crecer, consiguió el empate antes del cierre del primer tiempo y se dedicó todo el complemento a buscar el gol que le diera un triunfo tan necesario como justo. Porque, aunque careció de claridad y fluidez en el juego ofensivo, tuvo la actitud y el empuje necesarios como para justificar la victoria. Pero el gol no llegó y el empate terminó teniendo un sabor amargo en la presentación de Diego Osella como DT leproso.

En los pies de Boyé estuvo la claridad y la inventiva del ataque leproso. El pibe fue la figura de la Lepra, movedizo y picante, encabezando la mayoría de los intentos leprosos arrancando casi como diez, a fuerza de gambeta. Intermitentemente encontró a Scocco como socio, en los momentos de mayor fluidez ofensiva del equipo rojinegro. Pero la falta de contundencia y precisión le amputó a Newell’s un triunfo necesario para empezar a cicatrizar las heridas recientes.

El Tatengue arrancó sorprendiendo, fue práctico en el primer tiempo, pero tras el gol de Scocco se conformó con aguantar el empate y buscar una contra para llevarse un pleno. Otra vez como contra Boca, la Lepra arrancó perdiendo desde muy temprano. Tras un tiro libre que llegó al área en forma de centro desde la izquierda y que la defensa no supo rechazar bien, Martínez tomó el rebote y abrió la cuenta para los santafesinos.

 

 

 

 

Tras desperdiciar varias chances claras de gol, y cuando Unión parecía volver a tomar las riendas del partido, la lepra encontró el empate en una electrizante contra que definió Scocco, inflando la red y calmando las agitadas aguas rojinegras.

Después del empate, el Rojinegro comenzó a levantar su producción y se acercó nuevamente con peligro al arco de Fernández, con la sociedad Boyé-Scocco que comenzaba a gestar el mejor fútbol y desarmaba a la defensa tatengue. Pero sólo fueron chispazos que no lograron consolidarse.

El segundo tiempo fue todo de Newell’s, aunque sin claridad en ataque y con menos chances claras de gol. Unión se decidió definitivamente a aguantar el resultado y le entregó el protagonismo al local. Pero la Lepra intentó e intentó sin poder quebrar la resistencia de Fernández. Boyé a los 20 desperdició una clara chance de gol fallando la definición. Y en el final, Cáceres estrelló en el travesaño la última gran chance del triunfo, tras un centro de Mugni.

Los leprosos no se fueron conformes del Coloso. Esperaban que esa máxima del fútbol de que “técnico que debuta gana”, se cumpliera una vez más. Pero parece que la resurrección de este golpeado Newell’s neecsitará más tiempo. Aunque, esta vez, el rojinegro mereció mucho más que un punto.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo