Las fallas defensivas volvieron a postergar el festejo

Ninguno hizo grandes méritos. Fue un partido chato, con pocas situaciones en los arcos. Pero en ese contexto Newell’s pudo ponerse en ventaja y estuvo arriba durante gran parte del partido. Sin embargo, otra vez, los problemas en la zaga central ahogaron el festejo y finalmente en el Coloso fue empate 1 a 1 ante Aldosivi.

Luego de varios minutos de nada, la Lepra tuvo una chance clarísima a los 25. Mancini remató violento y Vega devolvió. Luego, en el rebote, Maxi definió con picardía pero su tiro fue despejado en la línea. Era un aviso. El gol estaba al caer.

Un minuto después, tras varios toques, Nehuén Paz rescató una pelota suelta en el área de Aldosivi y se llenó el pie para clavarla en un ángulo. Golazo del defensor para que todo el estadio se desahogue. El encuentro se presentaba cerrado y un gol valía muchísimo.

Tras la apertura, Newell’s pareció acomodarse en el campo de juego y con algo más de confianza fue por el segundo. Las gambetas de Scocco, las insinuaciones de Boyé y las ganas de Maxi, no alcanzaron. Y en el segundo tiempo la historia cambió para peor.

Con el juego en un pozo, sin acción en los arcos, a los 30 del complemento la defensa de Newell’s hechó todo a perder. Ni Cáceres ni Paz pudieron rechazar un pase suave que llegó desde la izquierda y Bandiera quedó mano a mano con Pocrnjic. No perdonó y fue el 1 a 1 definitivo.

El rendimiento de la Lepra no convence y para colmo con sus propias fallas destruye lo poco que puede construir. No pega una, se acostumbró a no ganar. Y cada empate en casa tiene sabor a derrota. Pese a que Osella tuvo tiempo para probar variantes, poco cambió en el rendimiento, y queda la sensación de que en Newell’s la solución no está al alcance de la mano.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo