sec-juego

Así son los hoteles cápsula donde duermen los hinchas de River

“Ojo que acá está todo mal con los de River porque ayer hicieron mucho lío”, advierte una de las personas esperando en la entrada del B&S Eco Cube Shinsaibashi. La “B” hace referencia a “bed” (cama en inglés) y la “S” a “shower” (ducha), porque esa es la única finalidad de este lugar, uno de los famosos hoteles cápsula de Japón.

La fila se hace afuera porque entre las 10 y las 17 no te dejan estar en el lugar. A la hora de reservar el lugar por internet no hay ningún aviso al respecto por lo que muchos no lo sabían. 

Incluso, si uno saca alojamiento por más de una noche, debe a más tardar a las 10 de la mañana salir del establecimiento y volver a la tarde para volver a hacer el check-in. La valija se puede dejar en el lugar, ahí al lado de la recepción, nada de habitación especial como en los hoteles comunes o hostels.

Una vez realizado el ingreso al lugar y tras dejar las zapatillas en un pequeño compartimiento en la planta baja, como en casi todos los albergues locales, uno puede subir a su piso donde tiene un locker chico (una valija grande no entra) con un toallón, toalla y hasta bata y cepillo de dientes. La “habitación” es básicamente un cuadrado con un colchón, una almohada y sábanas, un espejo al costado, un televisor y un panel del lado opuesto al espejo donde se puede apagar la luz, prender una radio que anda tan mal como la TV y conectar un cargador.

Para aquellos hombres que deseen venir con acompañantes mujeres o viceversa, deberán pensarlo dos veces: las chicas se alojan un piso diferente sí o sí. Las duchas (tres por piso) y los baños están bastante mejor de lo que uno podría imaginar, y están provistas de shampoo y jabón como la mayoría de los alojamientos del país.

El tercer piso de este establecimiento está ocupado mayormente por la gente de la filial riverplatense de Miami, aunque también están en sus cubos unos muchachos de Australia, que cuentan que ya usaron este tipo de alojamiento para la Copa Suruga Bank unos porteños que lo eligieron “porque era lo único decente por un precio accesible” y algunos nipones que tratan de entender el extraño contexto que los rodea.

En Japón está lleno de estos establecimientos. Otros hinchas los han utilizado en Tokio también, donde cuentan que eran más espaciosos y “hasta podías poner la valija al lado de la cama”. Este en particular no parece ser de los mejores ni convencer a sus habitantes temporales, pero aseguran que “por ver a River, si hace falta nos quedamos en la plaza”. Y agregan, además, que esperan no tener que usarlo mucho mañana, porque “si todo sale como queremos, vamos a quedarnos festejando y volver tarde”. No serán lo más cómodo del mundo, pero cumplen con su objetivo y son una linda anécdota para contar. Así son los hoteles cápsula, una alternativa económica que eligen aquellos que vinieron a alentar a su equipo con un presupuesto acotado.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo